Comuniones

Hay que penita da cuando la infancia deja paso a la preadolescencia, y miedo! 10 añitos de esfuerzo y dedicación, entrega y amor para intentar ayudar a nuestros peques de la mejor manera posible a que desplieguen sus alas y elijan con decisión pasito a pasito su futuro, miedo a cambiar esos abrazos que son una carga de energía por un ayyy papaá! Pero tranquilos, esos abrazos volverán…

Pero no dejéis escapar el recuerdo de esa infancia, de ese esfuerzo taaaan grande en el que habéis dado la vida por ellos, guardarlo como un tesoro, para vivirlo vosotros en vuestro presente y que lo vivan ellos en un futuro, porque os aseguro que lo harán, sois sus madres y padres, sus heroinas y héroes, los que siempre estáis ahí cuando se tropiezan para ayudarles a levantarse un millón de veces, llenar la cajita de su historia de divertidos y felices mágicos recuerdos. Seguir contribuyendo a que desplieguen sus alas en este mundo cada día un poquito más complicado.
Seguir sembrando ilusión y felicidad en su presente para hacer un poquito mejor su futuro!  
Eduardo Orduna